El 24 de octubre se ha celebrado como “Día de las Naciones Unidas” desde 1948. Estamos a unos días de conmemorar que, tres años antes en 1945, entró en vigor la “Carta de las Naciones Unidas” que ratifica la constitución de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a nivel mundial.

Las Naciones Unidas no son simplemente un lugar de reunión para los diplomáticos. Son el personal de mantenimiento de la paz que desarma a los combatientes, los trabajadores de la salud que distribuyen medicamentos, los equipos de socorro que ayudan a los refugiados, los expertos en Derechos Humanos que contribuyen a que se haga justicia.

Para llevar a cabo esta misión de alcance mundial, la ONU depende de innumerables amigos y seguidores. Las organizaciones no gubernamentales, los científicos, los eruditos, los filántropos, los líderes religiosos, los ejecutivos de las empresas y los ciudadanos interesados son vitales para el éxito. Ningún gobernante, país o institución puede hacerlo todo por sí solo.

Tradicionalmente, la celebración del 24 de octubre se ha caracterizado a lo largo del mundo por las reuniones, debates y exposiciones sobre las metas y logros de la ONU. El tema de este año es “La Libertad Primero”.

En este Día de las Naciones Unidas, reafirmemos nuestro compromiso individual y nuestra resolución colectiva de hacer realidad los ideales de la “Carta de las Naciones Unidas” y construir un mundo mejor para todos.